¡Atento a los neumáticos!

23.09.2016

 

 

El comportamiento de un coche que circula por la vía a 120 kilómetros por hora no tiene nada que ver si lo hace sobrecargado o perfectamente equilibrado.

 

En el primer caso, las suspensiones y los amortiguadores dejan de adaptarse al incremento de las masas, ya que el balanceo aumenta significativamente ante cualquier maniobra; además, deja de funcionar correctamente el control electrónico de estabilidad (ESP) y la distancia de frenado se distorsiona y aumenta considerablemente.

 

Los neumáticos con baja presión o con una presión excesiva pueden influir negativamente en la duración, el confort de conducción, la adherencia y la frenada. La falta de presión genera una flexión excesiva de la cubierta, lo que provoca un sobrecalentamiento, una mayor resistencia a la rodadura y un desgaste prematuro. En casos extremos, la falta de presión puede provocar daños en los neumáticos. Asimismo, el exceso de inflado puede reducir la vida útil del neumático, reducir el agarre y producir un desgaste irregular.

 

¡Pásate por Talleres Díaz López, S.L. !

Please reload

Entradas recientes

07.05.2017

Please reload

Archivo